¿Estás buscando innovar en la carta de tu emprendimiento o restaurante? ¿querés sorprender a tus clientes habituales con nuevas combinaciones de sus ingredientes preferidos? A continuación, te vamos a hablar acerca de cuatro tipos de pizza diferentes que tienen sabores y presentaciones únicas, para que puedas conocer más acerca de las posibilidades infinitas de esta comida tan buscada y preferida por todos.

La pizza estilo Chicago

 

Esta receta nació en el año 1943, en un restaurante en la ciudad de Chicago. Es considerada como una de las pizzas profundas más famosas, con una forma muy peculiar que le da protagonismo. Se hornea en sartén de forma redonda y honda, parecida a la que se usa para una torta y se puede preparar como una pizza rellena.

Pero es importante saber que la pizza rellena y la pizza estilo Chicago no son lo mismo. Tienen mucho en común, pero hay también una gran diferencia: la pizza rellena tiene cortezas gruesas, mientras que la pizza estilo Chicago las tiene delgadas o de un grosor medio, aunque aún así puede tener grandes cantidades de salsa de tomate y de queso.

La pizza estilo napolitana

 

La pizza estilo napolitana es una pizza completamente de origen italiano. La particularidad de esta pizza que la vuelve especial tiene que ver con la masa con la que se prepara y con la cocción que se utiliza. La masa debe ser masa de pan, completamente libre de grasas. Además, debe ser amasada de principio a fin con las manos, cuidando de no tocar los bordes. Con la masa preparada se condimenta a la manera tradicional. La pizza se cocina en horno a 485ºC durante 90 segundos.

La pizza estilo New York

 

Según registros, es un estilo de pizza que deriva de la pizza napolitana que evolucionó al llegar a pisar tierras norteamericanas. Está hecha con una masa muy ligera que permite doblar las porciones, peor lo suficientemente resistente como para poder comerla mientras se camina por la calle. Es la favorita de muchos amantes de la pizza.

La pizza estilo New York está hecha a propósito en porciones grandes para poder venderse de manera práctica. Su tamaño común es de 45 centímetros de diámetro, lo que la hace ideal para comer por las calles.

La pizza estilo romana

 

Esta receta viene claramente de Italia, como su nombre lo indica. Es una de las pizzas favoritas de los italianos y combina muy bien con un vino tinto, lo que la hace perfecta para todo tipo de situación social, desde una reunión hasta una cita.

Se destaca por tener una masa crujiente, a diferencia de la pizza napolitana. Esto es porque es una masa menos hidratada que se prepara con poco aceite. Para que esta pizza se haga bien, es necesario un horno bien caliente antes de colocarla y que la masa esté correctamente estirada.

Leave a Comment