Muchas veces, cuando se habla de comida chatarra, comida fácil, excesos y otros términos descalificatorios, se tiende a incluir a la pizza en este gran grupo con las papas fritas y los panchos. Sin embargo, ¿puede realmente ser lo mismo y considerarse que la pizza es igualmente nociva que el resto? Veamos a continuación.

¿Podemos decir que la pizza es saludable o chatarra?

Lo que conocemos comúnmente como la comida chatarra, aplica en general a esas cosas que se comen al paso, de manera rápida. Pero además se trata de un tipo de comida que tiende a ser muy grasosa, poco equilibrada, cuyos componentes no son saludables. Por eso, es algo que los nutricionistas tienden a recomendar evitar.

Es constante, por ejemplo, encontrar en las redes sociales imágenes que circulan hablando de este tipo de comidas. Pero la pregunta de este artículo ronda en relación a la aparición de la pizza en estas fotos armadas. ¿Realmente puede englobarse en la misma bolsa? ¿no es saludable la pizza? ¿hay que evitarla? Trataremos de responder a estas preguntas.

Salud y pizza

En lo que refiere a la dieta, hay una serie de factores que hacen la diferencia entre lo que puede ser un alimento equilibrado o un desastre completo. Esto tiene que ver con el grosor que se le da a la masa, con la cantidad de queso y, especialmente, con la cantidad de porciones. Si de adelgazar se trata, lo que sabemos es que no importa tanto qué se está comiendo, sino más bien cuánto se come sobre eso. Y ese es uno de los problemas con la pizza, ya que es muy difícil para cualquiera poder aguantarse las ganas de comer una porción más de esa comida preferida.

Pero en lo que refiere específicamente a los aportes nutricionales y a si es o no una comida saludable, es mucho lo que puede decirse. En primera instancia, tenemos que tener en cuenta los ingredientes que la hacen ser. Uno es la salsa de tomate y otro es el queso.

Cuando la salsa de tomates es casera y se compone de tomates naturales que han sido triturados, estamos incorporando a nuestro cuerpo licopeno. El licopeno es muy bueno para el bienestar del organismo y se encuentra presente en los tomates naturales. Se considera, además, que es un componente que ayuda a combatir diferentes enfermedades.

En segunda instancia, el queso. Todos somos fanáticos del queso, pero no por ser lo más rico que hay es necesario tratarlo de ser insano. Por el contrario, como sabemos, el queso aporta calcio, lo cual es necesario para nuestros huesos.

En el caso de que se quiera aumentar el factor saludable de la pizza, lo que puede hacerse es elegir harina de trigo integral en lugar del harina tradicional. Al mismo tiempo, se puede optar por una pizza sin sal en el caso de que se sufra de hipertensión arterial. Además, si se quiere lograr hacer de la pizza algo equilibrado y saludable, se la puede comer en su versión tradicional o se le pueden colocar encima vegetales diversos, que no sólo aportan grandes beneficios, sino también un gran sabor.

Por todo esto, puede decirse que es incorrecto colocar a la pizza en la misma bolsa de lo que se da a conocer como la famosa “comida chatarra”. Bien hecha, la pizza puede ser tan buena como cualquier otra comida preparada en la casa. Para la dieta sólo se trata de limitar la cantidad de porciones y, si se desea aumentar los beneficios nutricionales, basta con añadir más gusto con algunos vegetales. ¡Y listo! Una pizza sana y rica.

Leave a Comment