Muchas personas que aman la pizza tienden a subestimar a uno de sus elementos más importantes: la masa. Se suele pensar en esta como solamente la base sobre la cual se colocan la salsa de tomate, el queso y el resto de los ingredientes en el caso de pizzas especiales. Pero es todo lo contrario. La masa de la pizza debe ser pensada como un ingrediente más, pero un ingrediente que es en realidad clave y que cambia el tipo de pizza del que se va a disfrutar, según cómo esté hecha.

Desde el amasado hasta el horneado, pasando por el diámetro y el espesor del borde, muchos aspectos de la masa van a cambiar en su totalidad el resultado final de la pizza. Para entender un poco más de esto, veremos a continuación los distintos tipos de masa de pizza que existen.

La masa de pizza napolitana

 

Es un tipo de masa que cuenta con nada menos que 300 años aproximadamente de historia. Es la conocida como “la pizza” por excelencia, la más famosa, la más común, pero no por eso menos deliciosa. Además, su elaboración es muy fácil de lograr. En general, en esta masa, el espesor debe rozar los 2 centímetros en el borde, pero tener alrededor de 0,4 en el centro.

La masa de pizza New York Style

 

Es un tipo de masa de pizza que es típica de la ciudad que le da el nombre. Se diferencia de la mencionada con anterioridad especialmente por estar adaptada al frenético ritmo que la caracteriza. Es muy fina pero tiene un mayor diámetro. Esto, para poder cocinarse de manera mucho más rápida y poderse comer fácilmente mientras se está caminando – o corriendo – de un lugar a otro de la ciudad. Es además una masa de muy alto contenido de levadura, de gluten y de agua.

La masa de pizza a Taglio

 

Es la que se conoce también como masa de pizza al corte. Es una preparación que cuenta con una masa más hidratada, lo que la vuelve también mucho más esponjosa que las que venimos mencionando. Es especialmente común en las confiterías, mucho más que en las pizzerías propiamente dichas.

La masa de pizza argentina

 

Este tipo de pizza lo que tiene de especial y destacado es que se suele elaborar con grandes cantidades de levadura. Además, se deja levar alrededor de 3 horas para luego pasar a una cocción en horno que es extremadamente veloz. El resultado que se obtiene es de una masa de pizza muy esponjosa en la que el queso queda adherido con gran facilidad y no se suele caer.

 

Leave a Comment