La fugazzeta es una de las pizzas más reconocidas y más solicitadas en Argentina. No obstante, pocas son las personas que pueden asegurar que han comido la verdadera pizza de fugazzeta. A continuación, vamos a ver todo lo que hay que saber acerca de esta pizza tan solicitada y amada.

Fugazzeta y fugazza: diferencias

 

Lo primero que hay que hacer para conocer mejor la fugazzeta, es hablar de sus diferencias con respecto a otras pizzas con las que se la suele confundir, como es el caso de la fugazza. La pizza fugazza es una pizza de base sencilla, con un poco de queso parmesano, cebolla, pero sin mozzarella. También existe la fugazza con queso, que es igual a la mencionada con anterioridad pero contiene mozzarella. Finalmente, la fugazzeta es una pizza que está rellena de mozzarella. Sobre su masa se pone la mozzarella, luego se cubre con una segunda capa de masa un poco más fina, de la misma manera en que se haría sobre una empanada, colocando la cebolla y un poco de queso parmesano sobre la segunda capa.

La masa de la pizza fugazzeta

 

Lo primero que vamos a ver acerca de esta pizza es la masa. En este caso, es muy importante que la masa sea hecha a un verdadero estilo argentino, para que pueda representarla correctamente. Una de las características principales tiene que ver con que la masa quede gruesa, con por lo menos un centímetro de espesor. Además, debe ser esponjosa y tener una consistencia suficiente para poder soportar el peso de la totalidad de los ingredientes que se van a colocar encima,

Para poder lograr la capa de masa superior, lo que se hace es usar un poco de la masa general. No obstante, se utilizará en proporción un tercio de la cantidad que se haya usado en la base, ya que la capa superior debe ser más fina. Para que ese tercio alcance para la superficie de la pizza, la masa se va a estirar bastante. El objetivo es que el sabor de esa capa de masa sea casi imperceptible al momento de comerla.

El queso de la fugazzeta

 

En la receta original de la fugazzeta al estilo argentino se usa mozzarella y cuartirolo. Cuando esta receta se replica en otros países se pueden usar quesos como el brie, que permite mantener la misma consistencia cremosa que se consigue con la mozzarella.

La cebolla

 

Claramente, de todos los ingredientes de esta pizza, la cebolla es uno de los más importantes. En general, lo que se hace es cortar la cebolla en rodajas finas y juliana. Cuando está lista, se pone el agua a calentar, echando la cebolla cuando esta empieza a hervir, dejándola aproximadamente unos dos minutos. Cuando se tiempo ha pasado, se saca la cebolla y se procede a escurrirla para que pierda el resto del agua, guardándola con un poco de sal y de orégano. Esto se hace para lograr que la cebolla pierda el amargor que la caracteriza en su estado crudo.

Otra posibilidad de preparar la cebolla es en una sartén con una gota de aceite a fuego medio. También se apunta a que la cebolla quede más blanda y pierda la totalidad de la humedad. Es una de las maneras más clásicas de preparar esta receta de pizza.

 

La fugazzeta es considerada como una verdadera pizza argentina. Se piensa que es la receta que mejor representa a este territorio con respecto a esta comida, una de las más populares en el mundo. Hoy, la fugazzeta argentina se ha convertido en una verdadera tradición que no se puede dejar de probar.

Leave a Comment